Estragos del desarrollismo

Entre las gentes mínimamente interesadas por el patrimonio histórico, pocos periodos hay que susciten una repulsa tan unánime como el que conocemos bajo el epígrafe de “desarrollismo”. Todos estaríamos de acuerdo en situar el inicio de esta etapa en los años sesenta, momento a partir del cual muchas ciudades y pueblos inician un rápido crecimiento demográfico y económico que se traduce en una rápida metamorfosis de los núcleos urbanos. Los terribles estragos en el paisaje y el patrimonio histórico se sucederán con tal velocidad que en unos pocos lustros puede hablarse de un antes y un después.

Estragos del desarrollismo. Juan Manuel Barrios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies