Désolé, cet article est seulement disponible en Espagnol Européen. Pour le confort de l’utilisateur, le contenu est affiché ci-dessous dans une autre langue. Vous pouvez cliquer le lien pour changer de langue active.

a la sombra

Teatro cómico y juglaresco

Teatro cómico y juglaresco

Nos encantan los cuentos. Desde muy pequeños. Nos dicen que es una buena herramienta pedagógica. Que desarrolla la inteligencia, la imaginación, el lenguaje y la sensibilidad emocional.
Después seguimos creciendo y nuestra dependencia de los cuentos se hace crónica. No somos capaces de mirar el mundo sin interponer alguna clase de relato. Pero lo más grave no es eso, si no que aplicamos la herramienta para nosotros mismos, y siempre andamos contándonos un cuento de nuestra propia vida.

instante

Instantánea 2


Si esta dependencia se hace inevitable, entonces mejor será no ponerse serios y reírnos de ello. Así que para empezar relajémonos y veamos todo con distancia y ligereza.
No puedo sino mencionar a don Pedro Calderón y decir con él que la vida más parece un sueño! O no? Sobre todo en este territorio de la historia y las crónicas patrias, teniendo en cuenta que quienes las escribieron lo hicieron mucho después de haber ocurrido…así que aquí es donde más risueños debemos de ser. Porque el que escribe desea dejar claro que lo escrito es excepcional. Y sobre todo, no hay cosa que dependa de valores patrios que él no sobrevalore hasta lo increíble. Nos pasa en el fútbol: teníamos el mejor equipo del mundo… hasta que se demuestra lo contrario.

cartel

Cartel 2


En este territorio que ahora piso las cosas son algo más complicadas, pero gracias al esfuerzo de unos pocos se va despejando el panorama confuso y excesivo de nuestro pasado. Un pasado que incide directamente en nuestro presente y nuestra peculiar manera de interpretar el mundo.
He de agradecer a Américo Castro, Francisco Márquez, Luce López-Baralt, González Ferrín y tantos otros el esfuerzo realizado para que yo pueda al fin ir entendiendo un poco mejor mi pasado como país y como cultura. Pero no voy a repetir aquí lo que ellos escribieron, esto es teatro y estoy obligado a divertir, no a dar una clase de historia.

Perdónenme los entendidos si esto les sabe a poco,
Perdónenme los indiferentes si esto les sabe a mucho.


A la sombra…

Así que con leyendas nos crían y con leyendas nos entierran. Los mitos patrios son muchedumbre, porque la historia gusta más si acaba en cuento. Con las artes de juglar, haremos un viaje ameno por ese repertorio florido de ficciones vernáculas. Y Cervantes será nuestro invitado excepcional. A la sombra de las leyendas en flor, es una sonrisa sobre nuestro pasado -que mira hacia el presente-, casi un conjuro contra el exceso de credulidad… sobre ese legado intangible -nunca mejor dicho- de nuestros mitos y leyendas.
El resultado es una propuesta juglaresca, en clave cómica, e interpretada como monólogo teatral.


Fuentes

Os presento aquí el resultado teatral para sala de un trabajo de documentación comenzado en los años 90 bajo los auspicios de Miguel Hagerty. Aunque no es de uso nombrar las fuentes en los ámbitos teatrales, dada la singularidad de este caso, la prudencia así me lo aconseja: los materiales tratados son sensibles, la invención aquí se halla en la dramaturgia, no en las conclusiones.

Julio Caro Baroja
Miguel Hagerty Fox
Miguel Asín Palacios
Mercedes García Arenal
Ignacio Olagüe
Juan Manuel Barrios
Thomas E. Case
Bernard Vincent

Luce López-Baralt
Francisco Márquez Villanueva
Emilio González Ferrín
Américo Castro
Darío Cabanelas
Antonio Malpica
Antonio Domínguez Ortiz
Luis de Mármol
etc…


Sinopsis

Comienza el viaje con La Invasión, día de feria en Tarifa.
Continúa con un divertido diálogo entre el ermitaño y el Rey de Hispania en el romance ilustrado de Roderico.
Sigue con el desfile de las tropas regulares moras…del general Franco por Santiago de Compostela.
El desencuentro secular entre Trinitarios y Arrianos es encarnado al pie de la peña de Covadonga y continuado entre Beato de Liébana y Elipando de Toledo, paradigmas ambos de taimado encono religioso.

instante

Instantánea


LLegamos a Valparaíso y soprendemos a Don Pedro de Castro, arzobispo de Granada, practicando un exorcismo. Una inesperada llamada Celeste-purgatorial nos inquieta a todos: es su tatara-tatara-sobrino Don Américo Castro, llamando desde el cielo.
Y llegamos a los Plomos sacromontanos y a la Junta general de autoridades donde se declarará la autenticidad del descubrimiento de la caja de plomo en la Torre Turpiana, antiguo minarete de la mezquita aljama de la ciudad. Entre ellos se halla Fray Juan de la Cruz, y ello nos da oportunidad de descubrir la presencia maravillosa en su poema Noche Oscura del Alma de la simbología sufí…inevitable para unos e imposible para los más reaccionarios.
Terminamos yendo a la consulta de un cirujano donde nos encontramos con un cristiano viejo que no puede comer tocino, otro de la misma procedencia que ha de cortarse el prepucio…a causa de enfermedad chunga…y a un guanche que llega con las manos destrozadas tras su viaje a Sevilla… con una pértiga!
El espectáculo se cierra con el diálogo « maravilloso » entre Don Quijote y San Cecilio Aben Alradi, patrón de Granada, en el que descubrimos la extraña relación literaria entre ambos personajes de ficción.


Video-clips

Resumen de 1 minuto



Resumen extendido – 3 minutos



Cierre del espectáculo – 14 minutos

Encuentro entre Don Quijote y San Cecilio Aben Alradi


Descargar Folleto


Función en La Expositiva

La Expositiva 30 de noviembre de 2018, 21 horas
La Expositiva


Crítica

Walter H. Océano

A la sombra de las leyendas en flor, de Javier Tárraga. Teatro, monólogo, ayer en La expositiva (Granada). 70 minutos.

valparaiso

A la sombra…1

Catorce personajes en busca de una historia real o una reescritura “a lo granadino” y desde la izquierda de esas otras leyendas (como Gárgoris y Habidis). A la sombra de las leyendas en flor, de Javier Tárraga, es una obra escénica para un solo personaje que representa a muchos otros en un esforzado y logrado trabajo de actor. Se estrenó el 6 de septiembre en el Museo Cuevas del Sacromonte de Granada y ayer 30 de noviembre la vi en La Expositiva y me dio buenos momentos de risa y satisfacción. Paso a comentárosla y aconsejárosla.

Mi calificación: EXCELENTE.

Obra heterodoxa, crítica, irónica, divertida, inteligente, que repasa y desentraña falacias de la historia de España y de Granada, y de cómo esta se cuenta y se nos hace llegar, a través de la presentación de situaciones y diálogos reales y ficticios entre diversos personajes, a veces apuntados por romances y documentos del momento, de forma crítica y a veces con desternillante e inteligente mofa.

Exorcismo

El exorcismo


A destacar:
– el exuberante y fenomenal texto -rico y elaborado lenguaje digno de un escritor de altura-,
– la fabulosa labor de actor y creador de múltiples personajes históricos representados con valentía, humor, ironía, realismo e inteligencia al mismo tiempo -difícil tarea que solo un actor con las tablas como las que Javier lleva encima, es capaz de representar y que le deja cansado y sudando al terminar la función-,
– los interesantes apartes y comentarios para un público siempre cómplice donde se critica el acceso a la información, la aceptación acrítica de lo que nos cuentan y han contado, o se hacen guiños para atender a lo que está pasando y cómo se ha contado o se cuenta, hechos para un público inteligente y que crece en inteligencia cuanto más escucha y ve,
– esa magistral forma de contar, narrar y mostrar por delante y por detrás, actualizando con humor las situaciones históricas, creándolas e inventándolas igual que los historiadores las crearon e inventaron en su momento para hacérnoslas tragar,
– la valentía del texto y su realización actoral,
– la académica y heterodoxa documentación (ver abajo la lista de autores en los que ha trabajado desde los años 90),
– el emocionante recitado del poema Noche escura del alma de Juan de la Cruz (poeta sufí, naturalmente, ya no hay que creerse otras patrañas de historiadores interesados de la literatura española esencialista y/o noefranquista),
– la -ya conocida- capacidad de improvisación e interacción con el público asistente,
– el magnífico texto del final, diálogo monologado entre Don Quijote y Sancho con San Cecilio Aben Alradi, de una exuberancia difícil de encontrar en nuestros días (ver en https://www.youtube.com/watch?time_continue=2&v=dwKModVlHYI) cierre de una obra que no solo entretiene y enseña sino que desmitifica y critica, urdida con un lenguaje apropiado a cada época.

Critica en Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies