Centenario Cervantes

Granada en el Diván

Centenaire Cervantes

Le chef-d’œuvre de Cervantès et sa relation étroite avec Grenade . Moors Maures et Turcs .

Cervantes a une relation étroite avec Grenade , ses habitants , son histoire . La voix de l’ expulsé devient permanente, est le leitmotivet la raison d’être et inévitable dans toute son œuvre.

Grand poète et artiste , cultive l’ambiguïté à un moment qui ne permettait plus de choix que équivoques, dissimulation, les multiples sens , « taqyya », et en même temps, montrant sa appréciation non dissimulée pour tous les perdants qui, dans ce cas, ne sont d’autres que ceux qui ont souffert de l’intolérance , la maladresse des casticismos les plus obtus, comme la purification du sang et de principes religieux au-delà de leur fidélité liturgique, jusqu’à devenir « marteau » des hérétiques et des dissidents de tous bords.

Y hay muchas cosas que aprender de aquellos tiempos difíciles, para lo que Cervantes será nuestro insigne guía y maestro indiscutible. De su mano haremos descubrimientos insospechados, y más que nada, nos permitirá acercarnos al conocimiento de nuestra historia, formalmente secuestrada de las aulas y las academias, accesible solo a un puñado de investigadores -hombres y mujeres- que empeñan su vida en este inacable proceso de desciframiento de una obra única y de un escritor tan comentado como mal conocido.

Bautismo

Capítulo 52 – I Parte

Pero el autor desta historia, puesto que con curiosidad y diligencia ha buscado los hechos que don Quijote hizo en su tercera salida, no ha podido hallar noticia de ellas, a lo menos por escrituras auténticas; sólo la fama ha guardado, en las memorias de la Mancha, que don Quijote, la tercera vez que salió de su casa, fue a Zaragoza, donde se halló en unas famosas justas que en aquella ciudad hicieron, y allí le pasaron cosas dignas de su valor y buen entendimiento. Ni de su fin y acabamiento pudo alcanzar cosa alguna, ni la alcanzara ni supiera si la buena suerte no le deparara un antiguo médico que tenía en su poder una caja de plomo, que, según él dijo, se había hallado en los cimientos derribados de una antigua ermita que se renovaba; en la cual caja se habían hallado unos pergaminos escritos con letras góticas, pero en versos castellanos, que contenían muchas de sus hazañas y daban noticia de la hermosura de Dulcinea del Toboso, de la figura de Rocinante, de la fidelidad de Sancho Panza y de la sepultura del mesmo don Quijote, con diferentes epitafios y elogios de su vida y costumbres.

Don Quijote

El CÁLAMO SUPREMO (AL-QALAM AL- ACL}) DE CIDE HAMETE BENENGELI


Luce López-Baralt

Cervantes cierra la saga caballeresca à l’envers del Quijote otorgándole la palabra final la pluma de Cide Hamete Benengeli, que habla autónomamente, sin mano que la guíe, mientras cuelga de un hilo de alambre atado a una prosaica espetera. Alucinante entelequia digna sin duda de un sabio encantador: la escena es tan incongruente que parecería una superchería inmotivada. La incongruencia de esta broma enigmática, sin embargo, podría ser sólo aparente, ya que si leemos la escena desde coordenadas culturales islámicas -con las que Cervantes se pudo haber familiarizado tanto en Argel como en España- la pluma prodigiosa que pergeñó el Quijote parecería guardar estrecha relación con el “cálamo supremo” o al-qalam al-acla del Corán (68:11). La pluma de Cide, obligadamente arabizante dada la prosapia de su dueño, celebra que la obra nació “para ella sola” y que la empresa de su escritura estaba “guardada” para ella. Y con ello Cervantes vuelve a homenajear su contextualidad islámica, ya que esta pluma primordial agarena, asociada a la escritura sagrada del Dios creador y a su Intelecto Supremo, escribe sobre la “Tabla Guardada” (al-law!h al-ma!hfã!z ), también de estirpe coránica (85: 21-22), el destino inexorable de los seres humanos. Vista desde este prisma, la escena final del Quijote, como tendremos ocasión de ver, deja de ser absurda y nos comienza a entregar sus irónicos secretos.

El calamo supremo (Al-Qaman Al-ACl~) de Cide Hamete Benengeli Sharq al-Andalus, 16-17 (1999-2002), pp-175-186

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies